La vajilla es una de las inversiones más fuertes e importantes de tu negocio. No sólo significa un gasto de dinero, también refleja los inicios de una relación con tu proveedor, pues tus platos y vasos deben reponerse o cambiarse debido al uso rudo de la cocina.

Si bien el desgaste es normal, también es importante tener cuidado con ella para que no represente un gasto más pesado del que planeas. En esta ocasión, te daremos algunas sugerencias para que tu vajilla dure en buen estado por mucho más tiempo:

  • Almacena tus platos de forma vertical
  • No apiles los platos dentro del lavavajillas
  • Transpórtalos con cuidado en cajas de cartón o plástico
  • Prefiere esponjas suaves para lavarlos, las fibras de metal no son recomendables
  • Utiliza un detergente libre de fosfato y flúor
  • Elige cubiertos de acero inoxidable

No olvides revisar bien el instructivo de uso que te haya entregado tu proveedor y seguir las indicaciones que te brinde. Si tienes dudas, comunícate con él y no olvides reponer todas las piezas que ya no funcionen. ¡Buena suerte!